Santo Sudario

La Cruz Sudario es la representación simbólica de la Santa Hermandad de los Setenta y Dos Hermanos del Santo Sudario, declarada filial de la Archicofradía de la Sangre en el Siglo XVIII, contando desde un principio con reglas internas para su bien gobierno y administración, especificando en su artículo sexto la forma de ser llevada la Cruz y la representación del lienzo que cubrió el cuerpo de Ntro. Señor Jesucristo.

Se trata de una Cruz Latina, perteneciente a la modalidad arbórea, siendo sus maderos de forma circular y mostrando una superficie rugosa característica de este material en su estado natural.

Unas grietas, cuyo fondo se ha dorado y los remates también dorados de los vértices en forma de hojas de acanto, contribuyen a aportar luminosidad a su sobria concepción.

La Cruz se completa con un Sudario, en crespón de color hueso y flecos de oro fino en sus extremos, y un pergamino desenrollado de color ébano con la inscripción I.N.R.I. en letras de oro.

En la prolongación del brazo superior hacia abajo, figuran dos artísticas agarraderas y una base, todo ello en bronce para facilitar su movilidad.

La Vocalía Juvenil de la Archicofradía la donó como sustitución de la anterior, desgastada por el paso del tiempo, siendo portada cada Miércoles Santo en la sección del Cristo por un nazareno y escoltada por dos bastones.

Fue diseñada y realizada por el tallista malagueño Rafael Ruíz Liébana en el año 1999, siendo confeccionado el sudario por Ana María Galván, Camarera de la Archicofradía. Está tallada en madera de cedro real con vetas sobredoradas, y remates en oro fino de 23 Quilates. Su peso es de 9 Kg, midiendo 207 cm. de alto por 158 cm. de ancho y siendo su diámetro de 9 cm.