Rosario Santísima Virgen

De acuerdo con nuestros Estatutos, en el mes de Octubre se celebrará Solemne Misa en honor de la Stma. Virgen de Consolación y Lágrimas. Posteriormente la Stma. Virgen, será procesionada por las calles de la feligresía, acompañada por el rezo del Santo Rosario.


 

ROSARIO VESPERTINO - 21 DE OCTUBRE 2017

 

El pasado sábado 21 de octubre celebrábamos el tradicional Rosario vespertino con María Santísima de Consolación y Lágrimas, que este año contó con importantes novedades. A las 19:30h se celebró la Eucaristía en una abarrotada Parroquia de la Santa Cruz y San Felipe Neri para, posteriormente, iniciar el rezo del Santo Rosario por las calles de nuestra feligresía. El recorrido fue el siguiente: Plazuela Stmo. Cristo de la Sangre, Guerrero, Dos Aceras, Álamos, Mariblanca, Madre de Dios, Hinestrosa, Frailes, Peña, Jinetes, Dos Aceras, Guerrero, Plazuela Stmo. Cristo de la Sangre y Templo. A las 20:30h, se abrieron las puertas del templo para dar comienzo al acto.

El cortejo de la procesión estaba formado por Cruz-guía en madera lisa precedida por dos turiferarios y escoltada por dos faroles, unos 70 hermanos portando cirios, guión de la Archicofradía, Capilla Musical “Ntra. Sra. Del Carmen Doloroso”, lector, Director Espiritual, Hermana Mayor, cuerpo de acólitos con  pertiguero, ceriferarios y dos turiferarios, y andas de la Santísima Virgen.

Nuestra Madre vestía saya bordada en terciopelo verde, manto burdeos, nuevo encaje para el rostrillo y corona real. Las andas también presentaron importantes novedades estrenando faldones en damasco negro, donados por un archicofrade, cuatro candelabros y un crucifijo en plata escoltado por dos pequeñas ánforas. El exorno floral estuvo compuesto por 100 varas de nardos.

La Capilla Musical “Ntra. Sra. del Carmen Doloroso” acompañó por vez primera con sus magníficos sones los rezos del Santo Rosario. Destacar la gran afluencia de público, tanto hermanos participantes como personas que quisieron acompañarnos. Las nuevas y estrechas calles, como Hinestrosa o Jinetes, nos dejaron estampas inéditas.

En torno a las 21:45h entraba Nuestra Madre en su Templo, que permanecía a oscuras, tan solo nuestra capilla, con el Santísimo Cristo de la Sangre, estaba iluminada. En el interior se rezaron las letanías y se cantó el Salve Madre a la Virgen de Consolación y Lágrimas, concluyendo el Rosario vespertino.